Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]
G.I.P.T.M. España: Munguia, la decadencia de un sueño.

lunes, 10 de abril de 2017

Munguia, la decadencia de un sueño.

Categoría: Exploración Urbana


La fábrica se construyó como un sueño en el pequeño pueblo de Munguia (Vizcaya) en 1957, Mungia Industrial S.A., pero el sueño solo duro 9 años, cerrando en 1966, Afortunadamente el 04 de Junio de 1986 la empresa Prado Transformados Metalicos S.A. aprovecho esta construcción para una de sus delegaciones, reformandola y mejorando, pero otra vez, en el 2009 tras el impago de 4 nóminas a sus trabajadores cerro haciendo un ERE a sus trabajadores, debido a esto comenzó a sufrir fuertes manifestaciones, barricadas y en Abril del 2010 los empleados se atrincheraron dentro, creando graves destrozos a las instalaciones, barricadas en la entrada e incluso quemando parte de ella, enviándola así definitivamente al olvido como veremos al final del articulo.

Sepamos su historia, para conocerla mejor y saber que sucedio.


En El milagro de P.Tinto el protagonista sueña heredar el cuasicoche, el ansiado diminuto. La película de un surrealismo disparatado sólo tiene un viso de autenticidad: El Goggomobil de Petinto realmente existió, fue fabricado en Mungia, salió con escasa suerte al mercado de los años sesenta y, aunque provenía de una patente alemana, era conocido como "el cochecito vasco"
A finales de los años cincuenta, se dio el apogeo de los diminutos. Eran los tiempos del Biscuter, período de enlace entre la postguerra que acababa y la recuperación económica definitiva.

Y entonces, dispuesto a hacerse con el mercado de los sesenta, llegó el Goggomobil de la mano de Beltrán Casado y Cía, un grupo industrial bilbaíno en el que llegaron a trabajar más de mil operarios, que fabricaba con éxito el frigorífico Frisán, aunque también cajas de cambio y piezas de motor para la DKW vitoriana y motores para el ciclomotor Peugeot.

Decidieron fabricar un coche con componentes totalmente nacionales. 
En 1954 establecen contactos con diversas firmas de automóvil. La Administración de la época nunca vio con buenos ojos la iniciativa y aún así, en 1955, establecen un contrato de colaboración con la alemana Hans Glas Isaria. Se trataba de producir un coche con diseño avanzado de 700 cc, pero la firma alemana les exigió como prueba una producción con su pequeño y archiconocido Goggo, así nació Munguía Industrial S.A" y crearon la Fábrica.
El desarrollo de este proyecto, pese a estar maduro y contar con grandes posibilidades, encontró numerosos escollos políticos y administrativos. En abril de 1959 la fábrica estaba ya avanzada, sin embargo, las prensas de estampación nunca llegaban: se hallaban retenidas en la frontera. Para conseguir la liberación de su carga, tuvieron que colocar como asesor del Consejo a un ex-ministro de Marina y por fin, en 1962, la factoría de Mungia echó a andar con cuatro años de retraso.
Pero era ya tarde, el Goggo era un coche de finales de los cincuenta de miniatura y sin maletero, que salía al mercado en el mismo momento que irrumpió con fuerza el verdadero rey de los sesenta: el Seat 600, y para colmo se obligó a subir su precio con el objeto de que no compitiera con aquél auspiciado por el Instituto Nacional de Industria".
Munguía Industrial intentó hacer una política agresiva de venta a plazos y más de trescientos puntos de atención, pero resultó inútil, un seiscientos valía poco más que cualquier modelo de Goggomobil y, aunque se intentó reorientar el mercado como primer vehículo para viajantes, comerciales y pequeños industriales, la suerte estaba ya echada: los españoles habían elegido al 600. 

El grupo, herido de muerte por las inversiones realizadas, suspendió la fabricación del Goggomobil en 1968, fue un año duro para el pueblo de Mungia, el fin de un sueño que duró seis años, pero Munguia siempre lo recordara, pues no solo han hecho un monumento al que fue su coche, ademas lo han añadido en parques de columpios para que los niños crezcan jugando en el.
Tras años permaneciendo la fabrica en el abandono, impasible al tiempo, vio como el 04 de Julio de 1986 una nueva empresa se ampliaba en Munguia, la compraba, reformaba y ampliaba, convirtiéndola en su delegación norte, con el objetivo de construccion, reparacion y conservacion de edificaciones y obras civiles, fabricacion de estructuras metálicas, y ejecución y mantenimiento de instalaciones eléctricas.
Aunque esta empresa fue líder del sector a nivel internacional, tras mas de 30 años, adquirió una deuda superior a los 14 millones de euros, dejando impagadas mas de 4 nominas de los mas de 150 empleados que poseia, creándose gran tensión en el pueblo, generando decenas de manifestaciones de los mismos intentando recuperar su dinero y trabajo, pero la empresa solo pudo cerrar por quiebra a finales del 2009.
A comienzos del 2010 varios ex empleados de la misma se hicieron fuertes en su interior, en un ultimo intento de lucha, creando barricadas en las puertas, incendios en el interior, destrozando todo lo que pudieron, dejando la fabrica en un estado de decadencia sin facil solucion.

Desde entonces ha quedado abandonada hasta hoy en día, en el que las puertas del vallado exterior están abiertas, facilitando el paso a vándalos y sin techo que en ella se refugian, las puertas de acceso a los edificios han sido arrancadas, y este es su estado interior actual, donde no solo se observa claramente donde se atrincheraron los antiguos empleados, sino lo que hicieron en su encierro.
Actualizacion del dia 14 de Abril del 2017:
La Policia ha detenido a unos menores de edad que entraron a la empresa y la prendieron fuego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinion