Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]
G.I.P.T.M. España: Los fantasmas de Isla Pedrosa

viernes, 20 de enero de 2017

Los fantasmas de Isla Pedrosa

Categoría: Investigaciones


Los 7 fantasmas de Isla Pedrosa, en Cantabria, es una historia que nos envió un seguidor, y que cuando lo investigamos nos sorprendió bastante.

HISTORIA
La Isla de Pedrosa, también conocida como Isla de la Astilla, es una de las islas más grandes de Cantabria, consta de una extensión de 1.613 hectáreas, de las que 968 corresponden a la isla y 645 más a tierra firme, en la actualidad, está unida a tierra por un puente construido en 1966. Aunque para iniciarnos en la historia de este bello lugar, nos tenemos que remontar hasta 1834, en este año, la Junta de Comercio de Santander inició los trámites para convertir Pedrosa en un lazareto en el que alojar a los tripulantes de buques afectados por enfermedades tropicales para pasar la cuarentena, con este propósito comienza a funcionar en 1869 y lo mantiene hasta 1914, en este año comienza una nueva andadura como Sanatorio Marítimo Nacional para tratamiento de enfermedades óseas y tuberculosis, al que corresponden los enfermos de las actuales provincias de Cantabria, Asturias, Palencia, Valladolid, Ávila, Segovia, Madrid, Burgos, Soria, La Rioja, Navarra, Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, el hospital se estructuró con un sistema de 3 pabellones muy al gusto de la época y contó con el material técnico y científico más moderno del momento.
Dos esculturas figuran en el jardín del sanatorio marítimo: una dedicada a Manuel Martín de Salazar, director general de Sanidad del Estado fue inaugurada, en agosto de 1920, por la reina Victoria Eugenia, aprovechando uno de los veraneos regios en el palacio de La Magdalena; y otra en memoria del doctor Víctor Meana Negrete, uno de sus directores más influyentes, y con cuyo nombre se conoce actualmente al sanatorio.
El Sanatorio, cierra sus puertas en 1989 y poco después volvió a abrir como comunidad terapéutica, dedicada a la rehabilitación de drogodependientes. A este fin lo sigue dedicando hoy la Consejería de Sanidad, Actualmente a la isla sólo pueden entrar los vehículos autorizados, pero son muchos quienes recorren a pie una finca con unas condiciones paisajísticas y naturales excepcionales.
La Visita al Sanatorio

A día de hoy, tan solo se puede acceder a uno de los pabellones del sanatorio, muchos vándalos rompen la valla para colarse, sin saber que se puede pedir permiso al vigilante para visitarlo, aunque solo se puede visitar hasta las 22:00, recordad que en la actualidad es una comunidad terapéutica, dedicada a la rehabilitación de drogodependientes.

INVESTIGACIÓN DE LA AMERICANA ANA LAUDA

Una de las cosas que más llamó nuestra atención, mientras buscabamos información, fue la experiencia vivida por Anita Lauda miembro destacado de (ICOA) Investigadores Contacto Oculto Asociados:
Un grupo de siete personas fue al pabellón abandonado para intentar comunicarse con los espíritus. 

«Hicimos una 'ouija' pero no funcionó. Sin embargo, antes de empezar, un compañero del grupo puso una canción en el móvil -una versión de 'Every breathe you take' entonada por un coro infantil- y mientras sonaba, comenzó a oírse un tropel de gente bajando por las escaleras del edificio. Eran los fantasmas de unos niños, vestidos con ropa antigua, acompañados por una mujer que parecía una enfermera», cuenta Lauda.
«Aquello lo vimos los siete. Los que son sensitivos y los que no».


Los miembros de ICOA sacaron centenares de fotografías durante sus dos noches en el edificio abandonado de Pedrosa. Anita Lauda señala en ellas esferas de energía, fantasmas y psicografías:
 «Lo que me hiela la sangre es un fantasma que porta un hacha enorme y parece un verdugo»
 Aunque nosotros no dispusimos del tiempo deseado, y en las pocas pruebas que pudimos realizar, una de ellas fue repetir la prueba de Anita, con esa y otras canciones infantiles, no se obtuvieron resultados, destacamos sensaciones cuanto menos interesantes, los Raps o golpes son bastante frecuentes, y en algunas de la fotos en la que se enfoca desde la mitad de la escalera hacia la parte de arriba, salen repletas de orbes. Demasiados como para tratarse del polvo de una estancia a la que aún no hemos llegado. No obstante, Isla de Pedrosa nos caló tan hondo, que ya estamos trabajando para obtener los permisos necesarios para pasar allí algunas noches.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinion