Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]
G.I.P.T.M. España: diciembre 2016

sábado, 24 de diciembre de 2016

Narilatha, la mujer planta.

Categoría: Investigaciones


Hace poco nos han enviado un video en el que se ve un árbol con flores en forma de mujer desnuda:

Lo primero que nos llamó la atención era ver que los frutos tenían pudor, tapándose algunos, no todos, sus partes pudientas, pero cada fruto se tapaba de forma distinta, así que lo descartamos directamente, pero después quisimos hacer este tema, puesto que hay demasiada gente que cree lo que ve en internet sin dudarlo lo más mínimo, para que tengan otro punto de vista.

¿Mito o Realidad?
Dicen que esta planta se llama “NARILATHA” y que crece en la región Himalaya en la india y que florecen en intervalos de 20 años.

Si ponemos el nombre “NARILATHA” en cualquier buscador automáticamente aparecerá esta flor y varios artículos de tan peculiar árbol, pero ¿por que nunca hemos oído hablar de esa flor con forma de Mujer desnuda? ¿por que National Geographic, BBC, CNN o Discovery Channel no hacen un documental de esa maravilla de la naturaleza?


Además ¡20 AÑOS PARA FLORECER! Al principio nos pareció extenso ese periodo de tiempo, pero buscamos árboles de florecimiento tardío y encontramos la flor de TITANKA que tarda de 100 a 150 años en florecer, si se hace una comparación, los 20 años de la “NARILATHA” sería un pequeño soplo de tiempo.
Algo que caracteriza a una planta es su singularidad en ciertos aspectos tales como: hojas, tallos, flores, frutas entre otros, lo que nos hace conocerlas por estos aspectos.

Pero como comente a comienzos, lo que me resulta muy sospechoso es que algunas de esas “flores” aparezcan cubriéndose los genitales y otras no.
Y la parte que genera mas dudas ¿es una flor o una fruta? ¿se come?.  
Otra duda importante es ¿Por qué no hay más imágenes de la flor “NARILATHA”? ¿Hay que esperar 20 años?!!!!
Lo cierto es que muy poco se sabe de el origen de esta imagen pero de algo si estamos seguros es que desde que vimos estas foto las obviamos, como les decía al principio, porque a menos que no sea extraterrestre y haya aparecido ayer, nunca habíamos escuchado de ella, y algo tan peculiar (su forma de MUJER DESNUDA) conociendo como somos de morbosos los seres humanos sería objeto de estudios.

Por falta de pruebas y evidencias mediocres con imágenes que parecen más pequeños maniquíes que frutas o flores les cuento que esto es un tremendo montaje y un MITO cibernético, Fake como se dice hoy en dia, pues ya hemos visto muchas frutas en formas de niños, sandías cuadradas, etc, creadas en moldes especiales.
No se alarmen que aún hay esperanzas ya que si no hay mujeres desnudas recreadas por las plantas (lastima para nosotros) si hay representaciones de hombres desnudos, pero las flores no son tan gráficas como las anteriores.
Y no solo esto, la naturaleza ha tenido imaginación en muchas de sus creaciones, desde los famosos Pensamientos, conocidos internacionalmente, hasta estos menos conocidos que os dejo para vuestra sorpresa:


sábado, 17 de diciembre de 2016

Olentzero

Categoría: Leyendas


En navidad dependiendo de la zona se tiene una tradición propia similar al más conocido Papá Noel o Santa Claus. Por ejemplo en Cantabria es el Esteru, en Cataluña el Caga Tió, y ahora vamos a tratar el Olentzero, perteneciente al País Vasco y Navarra.

La primera referencia al nombre del olentzero es de Lope de Isasi quien a comienzos del siglo XVI, hacia alusión a la celebración de la Navidad con el nombre de "Onentzaro" que significaba "tiempo de los buenos". Lope de Isasi se refería probablemente a los ritos paganos, muy extendidos en esta zona hasta el siglo VIII y que incluían una celebración de gran importancia, el solsticio de invierno.

Este no era un personaje en sí, sino el nombre de un tiempo de celebración del solsticio y una de las figuras que participaban en ese tiempo, probablemente una figura vegetal en forma de tronco de árbol y asociada al ritual del fuego, tomó el nombre de olentzero. Podemos decir pues, que el olentzero en realidad, no es más que el recuerdo del pasado en el que se realizaban rituales de celebración del solsticio de invierno,y que la iglesia católica renombró posteriormente como fiesta de la Natividad, llegando hasta nuestros días tal y como lo conocemos.

Durante muchos siglos, la forma de realizar fiestas en ambientes rurales y pobres por añadidura era la de ir de casa en casa con danzas y cantos y pidiendo comida para que los jóvenes del pueblo pudiesen hacer una merienda; iban, a veces con un muñeco, o incluso a veces con uno de ellos disfrazado de carbonero glotón y bebedor.
En el siglo XX la figura de olentzero incorporó elementos de las tradiciones de Papá Noel, Santa Claus y de los Reyes Magos, convirtiéndose en un personaje que el día de Navidad trae regalos a los niños. Sin embargo, una característica que lo diferencia de estos personajes típicos de la Navidad, es que estos últimos son personajes imaginarios, mientras que el olentzero podría perfectamente haber existido.

El tradicional tronco de Navidad que recibe diferentes nombres, Toza, Tronca, Tizón, Caga Tió, según los lugares de la cordillera pirenaica donde se celebra, toma el nombre de Olentzero en algunas localidades del Pirineo navarro, en tanto que otros identifican este nombre con el ciclo de Navidad.


Wikipedia, la enciclopedia libre de Internet, define a Olentzero como «un personaje navarro de la tradición navideña vasca. Se trata de un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad en los hogares de Navarra, Guipúzcoa, Vizcaya y Álava, Labort, Baja Navarra y Sola, cuyo origen está en la zona de Lesaka». 
La canción en euskera que cantan las comparsas en este pueblo de la montaña navarra lo describe como de cabeza grande, pero con entendimiento; eso sí: «anoche bebió un pellejo de diez arrobas; ¡ah, cochino tripudo! He aquí nuestro Olentzero, que lleva pipa y está sentado: tiene también capón y huevos para merendar mañana con una botella de vino». 
La canción continúa diciendo que este glotón «se nos ha ido al monte a trabajar, con el propósito de hacer carbón, pero cuando ha oído que Jesús ha nacido, se ha vuelto corriendo a divulgar la noticia». Es decir, que la probable historia del carbonero comilón y borrachín, ligada a la celebración ancestral del solsticio de invierno se entrelaza con la del anunciador del nacimiento de Jesús, en estrofas, 

advierte E. J. Esparza, que «podrían relacionarse con el texto evangélico de los pastores que cuidaban sus rebaños en las cercanías de Bethlehem al recibir la Buena Nueva de los Ángeles que la comunicaron a las gentes».  
«Pudo ser a finales de los años 80, principios de los 90, cuando posiblemente desde las escuelas, la televisión, algún comercio y las instituciones se propuso a Olentzero, y como no había un personaje con características identitarias propias simbolizando la Navidad y encargado de traer los regalos a los niños, el icono triunfó en el País Vasco», explica el experto de la Sociedad de Estudios vascos.
En los días anteriores a la Nochebuena, coincidiendo con el fin de las clases en los colegios, es costumbre que los escolares ataviados con trajes típicos recorran las calles de sus pueblos y ciudades cantando la canción del Olentzero, aquella en la que se le llama «cabezón» y, «sabio» o «sin entendimiento», según los lugares, y en la que siempre lleva una cesta repleta de huevos y capones para una estupenda cena.

También es ya tradición, aunque sea una tradición que no va más allá de 15 o 20 años, realizar cabalgatas la tarde de Nochebuena, organizadas por los ayuntamientos, y en las que un personaje real, siempre con barbas y barriga prominente, entrega algunos obsequios a los más pequeños. «Pero en el fondo, el Olentzero, como en su momento ocurrió con Santa Claus, Papá Noel o los Reyes Magos no son más que inventos que van variando a lo largo de la historia y que, fruto de la sociedad de consumo, se convierten en el personaje que trae los regalos».
El tirón del Olentzero en el País Vasco no ha barrido a la celebración de los Reyes Magos del 6 de enero, ni a las cabalgatas de la tarde anterior. como ocurre en otros lugares de España los niños reciben regalos por partida doble. «Es la sociedad de consumo. Hemos pasado de la nada al todo en demasiado poco tiempo», añade el experto de la Sociedad de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza.


viernes, 16 de diciembre de 2016

Caga Tió

Categoría: Leyendas


En navidad dependiendo de la zona se tiene una tradición propia similar al más conocido Papá Noel o Santa Claus. Por ejemplo en Cantabria es el Esteru, en el País Vasco el Olentzero, y ahora vamos a tratar el Tronco de Navidad o Caga Tió, perteneciente a Cataluña.

Es una tradición muy popular en Cataluña consistente en que los más pequeños de la casa, bajo la mirada "ilusionada" de sus padres, dan bastonazos a un tronco de madera que previamente han vaciado los padres, rellenado de cosas, cubierto con una manta y puesto en posición diagonal para facilitar que caigan las cosas de su interior con los golpes.
Así de sencilla es esta tradición que se ha transmitido de generación en generación. La palabra "tió" se puede traducir por "tronco".

Antes de la cena de Nochebuena, se realiza la "cagada del Tió", aunque en algunas casas también se lleva a cabo el mismo día 25 antes de la comida navideña. Los niños armados con bastones, golpean el tronco fuertemente mientras cantan una canción que suele decir así:
Caga tió,
tió del bo,
si no,
et dono un cop de bastó
("Caga tió, tió del bueno, si no, te doy un golpe de bastón").

Hay muchas variantes de esta canción dependiendo de la comarca, así, también es popular esta otra:
Tió,
tió,
caga torró,
si no cagues per Nadal,
et donarem un cop de pal
(Tió, tió, caga turrón, si no cagas por Navidad, te daremos un golpe de bastón).

El Tió suele ser normalmente un tronco de encina o alcornoque, pero se puede utilizar otro tipo de árbol. El tronco se suele tapar con una manta, (para que no se enfríe, se les dice a los niños), para tapar los regalos que están debajo.
Antes de comenzar la "cagada" del Tió, los niños se van a una habitación para rezar tres padrenuestros con el deseo que Jesús les traiga suerte. En algunas casas, en lugar de rezar, los niños deben ir a mojar el palo con agua antes de golpear al Tió para que cague.
Una vez los niños hayan golpeado el tronco, se destapa la manta y aparecen los regalos. El ritual podrá repetirse tantas veces como quieran (mientras el Tió siga cagando).
Para tener una buena "cagada" hay que cuidar muy celosamente al Tió durante los días que preceden a la Navidad. Se sitúa en el comedor de la casa y se le pone un plato con comida: naranjas, galletas o incluso vino dulce, etc....
Aún podemos encontrar en algunos pueblos casas en la que el Tío es un gran tronco que se quema en el fuego unos días antes de Navidad. A partir de esta forma más primitiva, el Tió ha evolucionado: hoy en día el Tió es un tronco escogido por los niños que se convierte mágicamente en un ser que se ha de alimentar y que vive durante unos días en la cocina de la casa, que da sus regalos por Navidad y que después se quema.
Más recientemente esta característica de animal fantástico se refuerza al añadir al tronco unas patas y aprovechar la forma de la madera para hacerle cara, ponerle ojos, nariz y boca y así encontraremos al Tió tal y como se le conoce en muchos lugares: un personaje que parece una bestia y que cada año llega por estas fechas, que vive en la cocina o el comedor y que hay que darle de comer, tradicionalmente eran habichuelas, pan seco y agua, aunque ahora se le ponen otras cosas para que cague más regalos.

En cualquier caso el Tió tiene siempre el mismo objetivo: traer regalos, que también han variado con el tiempo: primero eran dulces, turrones o productos que se necesitaban para celebrar la Navidad; hoy en día los juguetes que caga el Tío constituyen el mágico anticipo de la llegada de los Reyes Magos.

PERO, ¿DE DÓNDE VIENE ESTA TRADICIÓN?


El Tió de Nadal (Nadal significa "Navidad" en catalán-valenciano, aragonés, leonés, asturiano, gallego y occitano) es un personaje mitológico aragonés y catalán de la Navidad en Aragón y Cataluña. Esta tradición también se puede encontrar en Aragón como la Toza o "Tronca De Nadal" o en el Pallars como La Tronca.

En el día de la Inmaculada Concepción (El 8 de diciembre), se empieza a dar de comer cada noche al Tió, y se tapa normalmente con una manta para que no pase frío durante la noche. Se le alimenta hasta la Nochebuena, y entonces el tió, golpeado con bastones por los niños, "cagará" regalos para estos.

La tradición del Tió está emparentada con la del árbol de Navidad, también portador de regalos para los más pequeños de la casa. En Galicia se quemaba un leño en Nochebuena, o tizón do Nadal, de origen semejante, al igual que en la tradición precristiana del tronco de Navidad que se quema en muchas regiones de Francia como Occitania, en particular en Provenza, bajo el nombre Cachafuòc, Cachofio o Soc de Nadal, y en el Reino Unido donde se le llama Yule log.

OTRA EXPLICACIÓN ES:

La tradición del Tió de Nadal expresa reciprocidad de afectos, los niños cuidan el Tió, le alimentan y le abrigan, y el Tió, en correspondencia, regala calor para soportar el frío invierno y luz para ver a oscuras.

Pero de dónde vienen los golpes de bastón?

Para atizar un tizón encendido en la chimenea, para animar el fuego removiendo los tizones, y para no quemarnos, nos ayudamos de un atizador o de una rama. La pérdida de uno de los elementos, la chimenea, ha desvirtuado el rito; seguramente, golpear el Tió emula el hecho de atizarlo cuando quemaba.