Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]
G.I.P.T.M. España: Porcieda, el pueblo Cantabro maldito

domingo, 11 de septiembre de 2016

Porcieda, el pueblo Cantabro maldito

Categoría: Investigaciones


Pueblos fantasmas, abandonados, pero que conservan no sólo sus edificios, sino que además aún guardan y resuenan en los rumores de los pueblos locales sus historias y leyendas, quedan pocos, pero Porcieda no solo guarda historias de cuando en el se ocultaban guerrilleros de la Guerra Civil, además podemos escuchar las historias del avistamiento OVNI que hubo en 1950, la historia del último habitante del pueblo, que debido a la soledad del lugar se quito la vida, o de todos los casos de brujería y satanismo que fueron recogidos en la comarca.

Hay que sufrir los rigores de las alturas para llegar a este escenario encajonado frente a las cumbres nevadas de Picos de Europa y sentir el efecto embriagador de la inmensidad, la magia de la soledad y el silencio, la llamada de una tierra que invita a perderse por los túneles de los tiempos hasta dar con el pasado aprisionado entre sus piedras. Porque en Porcieda, todo permanece inmutable desde hace dos décadas.
La localidad, incluida en el término municipal de Vega de Liébana, tiene una gran historia y sus primeras referencias documentales datan del año 961. Los restos de un monasterio construido con anterioridad al siglo XV dan buena fe de la importancia que tuvo antiguamente este pequeño pueblo.

Tras la Guerra Civil, Porcieda se convirtió en una zona de refugio para los maquis, los combatientes antifranquistas que luchaban contra la dictadura desde la clandestinidad. Como guerrilleros la historia demostró que no valieron, pero uno de ellos, Tino, destacó aquí como artista, decorando las paredes de la vivienda donde residio con posters pintados con sus propias manos y firmandolos todos.
Ni el lento amontonar de los años perdidos ni la fuerza de ese viento gélido que golpea con frecuencia estos días y que, al hacerlo, deja colgado su eco sobre las laderas escarpadas, ha logrado borrar las huellas de sus habitantes, hace ya más de veinte años, cuando su último vecino se quitó la vida ante el vacío de la soledad, según se dictaminó tras las diligencias previas, pero que teniendo el pueblo de Turdes a 1 km y medio no cuajó bien esa versión de los hechos, siendo la más aceptada entre los vecinos la magia negra.
Restos de sus vidas cotidianas aguardan aún dentro de las derruidas casas, maletas, botellas, platos y vasos aun sin romper, herramientas de uso diario en el campo.
Incluso decoración étnica como pueden ser calaveras de animales colgadas en vigas, antiguos paneles de miel de desaparecidas colmenas, trituradores de carne donde hacían las morcillas y chorizos en la matanza,... son parte de las cosas que podemos encontrar mientras recorremos sus casas.
 Todavía hoy, este pueblo nacido como ruta natural del Camino de Santiago, con su orografía antojadiza y su legado de ritos y creencias, sigue siendo el reino del misterio. Las casas llaman la atención por sus pequeñas puertas con muchas vigas torcidas. Es fácil adentrarse por sus muros imaginando lo que allí aconteció.
El episodio lo registró entonces un notario de Potes. Al parecer, los jabalíes habían bajado a Porcieda, causando destrozos en las fincas del pueblo. 

Una cuadrilla de cazadores locales decidió salir una noche a su encuentro. Cuando estaban vigilando la llegada de los animales, notaron algo arrastrándose tras ellos y se giraron. Lo que observaron se describió como una enorme «rueda de coche tumbada» con una luz encima deslizándose colina abajo y dejando, a su paso, multitud de rastros en la vegetación, como marcas rectangulares de quemaduras y orificios en las rocas.

Aun a dia de hoy no hay forma de explicar que vieron exactamente, pues descartada la opción de paranoia o invención, todas las pruebas y evidencias quedaron registradas ante el notario local, y tras las decenas de investigaciones que surgieron a raíz de ello, no han podido explicar con que se hicieron las marcas y quemaduras que quedaron al paso del "OVNI".
Cuando llega el invierno Tudes (el pueblo vecino) se convierte en un pueblo de cuento, cubierto de un manto blanco y del olor a leña y guisos de puchero, en medio del silencio más absoluto. Basta con ir con ropa de abrigo para evitar que el frío no se aloje en los huesos mientras se da un paseo por los alrededores, abstraerse con la pureza que emana del ropaje estacional que cubre Los Picos y disfrutar de un paisaje de casitas, hayedos, robles y nogales desnudos.
En el esta la La Taberna del Inglés, lugar de culto a la artesanía y el buen gusto que sorprende por la magia que desprenden sus paredes de piedra, decoradas con mimo y cariño desmesurado. Tiene un retablo laico con los retratos de toda la gente del pueblo. Lo hacen para recordar su historia, aquella leyenda de fantasmas y OVNI, alejados de toda estridencia comercial, para no perturbar la historia de este valle que está barnizado de misterio. 
Teniendo también en su planta superior una representación de las cocinas que se usaban en la zona, datada de unos 200 años, nos relatan que las personas se sentaban en la explanada que esta hacia para calentarse y secar sus ropajes.
No solo era la calefacción de la casa y cocina, como en todas las casas de pueblo de toda la vida, sino que hacía una especie de terracita donde poder estar cómodo y caliente:
Lo mas significativo en las cocinas que quedaban en pie en las casas de Porcieda, fue dar la vuelta a las baldosas de la misma y ver que fueron creadas cuando la ciudad de Torrelavega estaba naciendo, pues además del nombre del fabricante, en el reverso aparece grabado: Nueva Torrelavega, datando esta fecha de 29 de Febrero de 1895.
Pero volviendo a lo que nos atañe, en la Torre Orejón, en Potes, se muestran elementos relacionados con el tema del ocultismo y también instrumentos de tortura de la época de la Santa Inquisición.

Algunas muestras de lo que se puede encontrar en el museo: 
  • Instrumentos de tortura que utilizaban contra las brujas de la época. 
  • Máscaras de protección.
  • Representación de un altar satánico con un escalofriante Belphegor
  • Vitrinas con gran cantidad de rituales vudús procedentes de muchos lugares y realizados de distintas formas
  • Altar satánico situado en la sala dedicada a Efrem del gatto, sacerdote de Lucifer. (en imágenes a comienzos del tema)
En resumidas cuentas, estamos hablando de un pueblo perdido en la montaña, un pueblo de tan solo 5 viviendas, en el que se practicaba magia negra y brujería desde tiempos inéditos, un pueblo donde debido estar perdido de la mano de Dios se ocultaban guerrilleros y delincuentes, un pueblo donde hubo un importante avistamiento OVNI en el que quedaron varias pruebas, un pueblo que llego a volver loco a un hombre haciéndole quitarse la vida, un pueblo que ha conseguido quedarse abandonado entrando en mitos y leyendas de todo tipo, pero que misteriosamente aun se mantiene en pie, siendo lugar de culto y peregrinaje para decenas de personas al mes.

Lo que paso entre sus calles, en sus casas, todo suceso paranormal queda hundido en sus paredes, grabado en sus muros, silenciado en su vacío, solo nos queda imaginar lo que paso mientras nos embriagamos de su soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinion