Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]
G.I.P.T.M. España: septiembre 2016

jueves, 29 de septiembre de 2016

El edificio encantado de Torrelavega.

Categoría: Investigaciones



El edificio encantado de Torrelavega, en Cantabria, esta no es una investigación científica del G.I.P.T.M., pero voy a relatarla puesto que yo trabaje en esa época exacta en la discoteca que había frente a este edificio, la macrodiscoteca Royal Palace, y fui testigo de algunos hechos que cambiaron mi vida para siempre.

Pero antes permitidme poner aquí la noticia exacta publicada en el periódico de Cantabria: El Diario Montañés, para ver de qué hablo:

----------------------------------------------------------------------------------

Fuente: http://www.eldiariomontanes.es/torrelavega-besaya/201409/25/casa-fantasmas-20140925194059.html

Torrelavega. Centro de la ciudad. Los operarios de una constructora empiezan la jornada de mala gana. No por el trabajo en sí, sino por el lugar, un viejo edificio que ya les ha jugado alguna pasada desagradable. Están acostumbrados a lidiar con los peligros de los andamios y la maquinaria, pero no con riesgos metafísicos. Como cada día, las herramientas no aparecen donde las habían dejado la tarde anterior. Una pared recién revocada vuelve a estar desnuda. Los habituales ruidos son cada vez más inquietantes. Ya no quieren trabajar allí.

Los hechos no sucedieron exactamente así, pero esta es una recreación más o menos fiel de la leyenda que recorrió la capital del Besaya durante los años ochenta y noventa, domiciliada en el número 7 de la calle José Posada Herrera. Hoy en día se levanta sobre el mismo solar un nuevo edificio que solo conserva unos pocos elementos de su antecesor, cuyo estilo imita como homenaje y recuerdo de aquella modesta y orgullosa construcción de finales del XIX. Y quizá también a sus particulares inquilinos: unos espíritus burlones y algo inquietantes. Al menos así se manifestaron en los ochenta, cuando durante las obras de reforma se corrió la voz de que en aquella dirección, cuyos bajos habían alojado durante décadas las instalaciones de Muebles Argüello, sucedía algo raro.

Una vez cerrada la mueblería sus propietarios vendieron un edificio cuyas plantas superiores se distribuían en varias viviendas de alquiler a una empresa que barajaba acondicionarlo para fines académicos, pero el proyecto no salió adelante y el edificio se quedó vacío y sin atención durante década y media.
Pasado ese tiempo, las instalaciones comenzaban a amenazar ruina y el Ayuntamiento ordenó su rehabilitación, alumbrando sin querer la historia de la casa de los fantasmas. Según cuenta la leyenda, fue en el preciso momento en que comenzaron las obras cuando, quizá molestos por el trajín de los andamios, los supuestos (y paranormales) habitantes del edificio empezaron a manifestar su presencia. Pronto se corrió la voz de que sucedían cosas raras, en especial entre los operarios que trabajaban en sus muros.

Siempre según fuentes secundarias, sin ningún un testimonio directo que avalara las afirmaciones pero con un permanente eco en la ciudad, pronto se corrió la voz que en el edificio se podía ver a una mujer vagando sin rumbo y siluetas que recorrían los pasillos. Además, se habían escuchado llantos de niños y ya era un secreto a voces que las herramientas de los obreros cambiaban pertinazmente de lugar.

La hipótesis del despiste pasó así a la de la broma, pero dio un salto al estadio de la parapsicología cuando un buen día (de nuevo en una narración apócrifa) los operarios observaron ojipláticos que parte del trabajo de la jornada anterior estaba de nuevo sin hacer. Como si se hubiera viajado atrás en el tiempo o algún espíritu burlón se hubiera dedicado a boicotear su labor. Afortunadamente Amenábar no había rodado aún ‘Los otros’ en Las Fraguas, porque el argumento parece arrancado de su guión; como si los fantasmas quisieran dejar claro que aquella era su casa o el alter ego de Nicole Kidman y sus niños cuasi albinos se hubieran mudado del Palacio de los Hornillos a la capital del Besaya.

En un contexto que invitaba al desasosiego, algunos torrelaveguenses recordaron entonces que mucho tiempo atrás un hombre se había ahorcado en aquel edificio. También se manejó la hipótesis de que fue escenario de un crimen. Un vecino autoproclamado espiritista se unió a la fiesta asegurando que, efectivamente, aquel lugar albergaba algo que trascendía a lo humano, como un edificio Dakota en versión cañí, pero lo único que estaba claro es que muchos años atrás había servido como casa de citas.

Como en cualquier buena leyenda urbana, a nadie se le ocurrió enfrentar la teoría de lo paranormal a la Navaja de Ockham y nadie reparó tampoco en la hipótesis del bulo. Como en cualquier buena leyenda urbana, nadie la cotejó. De los obreros que supuestamente perdían herramientas, veían deshecho su trabajo y oyeron gritar a niños y llorar a mujeres no hay ninguna noticia.
Al final las dificultades técnica y económicas que traía consigo la restauración recomendaron cambiar el plan y optar por la demolición de buena parte de la estructura para levantar una nueva construcción. Y cuando los viejos muros cayeron heridos de muerte sus fantasmas quedaron enterrados entre los escombros.

Sin embargo, todavía unos cuantos torrelaveguenses y las hemerotecas recuerdan aquella historia. Tal vez, incluso, aquellos espíritus sigan buscando vivienda o incluso hibernen en la misma dirección. Al fin y al cabo esos mismos obreros a los que nadie buscó tampoco han desmentido la historia. Y del mismo modo que hay quien asegura que Florispán sigue viviendo en el Río de la Pila, parece difícil adivinar por qué sus colegas de Torrelavega iban a ser menos.

--------------------------------------------------------------------------------------

Bien, recuerdo el ver las obras, escuchar todas las noches de los fines de semanas historias, algunas contadas por los propios obreros que iban a relajarse a la discoteca, y nos explicaban lo que habían visto y sentido mientras mirábamos el edificio, sito a tan solo 20 pasos de nosotros.
Algún que otro obrero también nos abrió la puerta de la obra y algunos nos colamos de noche junto a el para ver el edificio desde dentro con nuestros propios ojos, buscar nosotros mismos lo paranormal, y aunque algunas cosas de las redactadas por el periodista son ciertas, otras no, de modo, que voy a contar yo lo vivido y aprendido desde primera persona.

Corrían los finales de los años 90, mas aproximadamente me atrevería a decir que era 1997, en los bajos de ese edificio estaban los extintos Cines Arlequín, en la taquilla de esos cines trabajaba la madre de Borja, un viejo amigo mío, hoy en día se la sigue viendo en el bar de enfrente, casada con el dueño o uno de los camareros, pero eso solo son viejos recuerdos...

El edificio como comenta el articulo, estaba en ruinas, y el ayuntamiento contrató una empresa de construcciones para remodelarlo.

Pasaban los meses y la obra no avanzaba, se cambio de contrata, y pasaba lo mismo, se comenzaban a oír ya las primeras leyendas de edificio fantasma, los obreros de esta segunda empresa se negaban a ir a trabajar, y tras meses y meses viendo el edificio abandonado, con los andamios puestos, se volvió a contratar a otra empresa de construcciones diferente, ya era la tercera que pasaba por ahí, y los vecinos ya estaban inquietos por saber que estaba sucediendo realmente.

Los obreros de esta tercera empresa son los que comenzaron a hablar, nos contaban historias de paredes azulejadas a las que durante el día arrancaban los azulejos, rompiéndolos lógicamente, echando los escombros al remolque que tenían en la calle, aplicando cemento nuevo en esa misma pared para tapar grietas y fisuras, dejándola lisa, perfectamente cimentada, irse al finalizar la jornada laboral, y al día siguiente, entrar a la obra y ver estupefactos como las paredes volvían a estar azulejadas de nuevo, no con nuevos azulejos, con los mismos, con los que habían roto, pero en la pared no estaban rotos, estaban exactamente igual que antes de comenzar...

Como dice el articulo, parecía que se había viajado al pasado, era totalmente inexplicable, pero real, 2 cuadrillas de obreros anteriores lo avalaban.

Un sábado noche vi a una persona totalmente pálido fuera de la discoteca mirando fijamente el edificio, fui a hablar con el para ver si estaba bien, y tras percibir que llevaba una borrachera impresionante, entre balbuceos me relato que era peón en esa obra, que todos los dias de esa semana había roto varios sacos de cemento para hacer la masa con la que cimentaban las paredes, y que había abierto decenas de cajas de azulejos nuevos para azulejar cocinas y baños tras su reconstrucción, pero que al día siguiente los sacos de cemento y paquetes de azulejos volvían a estar en el mismo sitio, intactos, llenos y precintados, las paredes sin el cemento que se había aplicado, sin los azulejos, sin manchas en el suelo, me contó que estaba perdiendo la cabeza, que el primer día que le paso sintió que había tenido lo que a día de hoy llamamos dejavu, en aquella época se explicaba como una visión, un sueño, una experiencia vivida.

Mientras escuchaba su fantástica historia, casi riendome de el, pues daba por echo que era inventada por el alcohol, le alentaba para entrar a la obra y demostrarlo. Tras insistir bastante e invitarle a un par de copas mas, para darle el valor que necesitaba, accedió.

Llame a unos amigos, pues aunque sabia que era todo mentira, pero entrar en un edificio abandonado, con historias de fantasmas, de noche acojona, y acojona bastante, jajajaja.
De modo que entramos con el, recorrimos todas sus siniestras plantas, entramos en todas sus casas, habitación por habitación, todo edificio o casa en obre tiene un característico olor que no se explicar, los obreros que leáis esto sabéis a que me refiero, pero este edificio no, olía a humedad, a abandono, el polvo de paredes y suelo, las telas de araña, todo indicaba que no había entrado nadie en el desde hacia décadas, no existían huellas ni pisadas en el suelo, eso nos asusto bastante, pues cuando pasábamos por los pasillos, nuestras huellas si aparecían, y sabíamos que los obreros entraban, les veíamos todos los dias.
No se oía ninguna voz, ni grito, ni llantos de bebe como dice el articulo, nadie hablo nunca de ello tampoco, eso es parte de la mentira, solo se oían las voces y ruidos procedentes del exterior, pero nada de dentro..

Estábamos todos con una extraña sensación, sabíamos que algo no iba bien, y lo estabamos comprobando con el simple hecho de las pisadas, del polvo en el suelo, todos queríamos salir de ahí corriendo, pero por otro lado estábamos en una situación especial, podiamos averiguar lo que estaba pasando allí, y queríamos una señal del mas allá, no irnos de allí con las manos vacías.

El obrero nos dijo que nos iba a dar la prueba definitiva, cogió un mazo que había en el suelo, junto a otras herramientas, y como un energúmeno se puso a golpear una pared, arrancando un buen cacho de ella, destrozando todos los ladrillos que la componían en esa zona, mis amigos y yo viendo al elemento en plena borrachera haciendo derribos, solo pensábamos que los golpes se oirian en todas partes, y que lo mas probable iba a ser que llegase la policía y tengamos que explicar porque nos habíamos colado en una propiedad privada, de forma que le hicimos parar y salimos de ahí como alma que lleva el diablo.
Cuando volvíamos a estar a seguro, entre la masa en la discoteca, el nos dijo:
-mañana volvemos a entrar si tenéis cojones, ya veréis.
Pocas horas distaban ya del amanecer y el cierre de las discoteca, pues cerraba a las 6:00 am, intentando olvidar un poco lo que había pasado, ya que no lo encontrábamos explicación lógica, volví al trabajo y fue pasando la noche, cuando a las 6 se encendieron las luces y tocaba ir sacando a los que se quieren quedar a vivir en las discotecas, me apareció el obrero junto a mis amigos, el mas sereno, ellos mas ebrios, y me preguntaron si me atrevía a entrar de nuevo.

He de reconocer que me costo decidir, pero ya estaba amaneciendo y la luz del día alumbraba tenuemente las calles, y ante la duda de si eran ciertas las leyendas o no, decidí tomarme un buen trago para conseguir un poco el mismo valor que ellos y nos colamos intentando que nadie nos vea.

No recuerdo cuantas horas habían pasado desde nuestra anterior visita, quizás 4 o 6, no recuerdo, lo que si recuerdo como si estuviera viéndolo ahora mismo es ver boquiabierto, como el resto de acompañantes, el muro construido, ningún trozo de escombro por el suelo, pero mas perplejos nos dejo el ver que las huellas que estabamos dejando en ese preciso instante en el polvo del suelo, eran las únicas que había, nuestro anterior rastro había desaparecido.

Un silencio ensordecedor nos rodeo, no se nos oía ni respirar, nadie comprendía que había pasado ni era capaz de emitir el mas mínimo sonido, excepto el obrero, que comenzó a reír como si acabase de volver a nacer, reía y reía mientras nos gritaba:
-Os lo dije, no me estoy volviendo loco, os lo dije.
Nadie dijo, nada, salimos de ese edificio sin hacer ruido, sin tocar nada que no sea necesario tocar, nos daba miedo hasta apoyarnos en la barandilla para bajar las escaleras.
Salimos al exterior, nos miramos y nos fuimos cada uno a su casa, ni siquiera nos despedimos, estuvimos bastante tiempo sin hablar entre nosotros, por miedo quizás a que salga esta conversación.

Pude ver como semanas después esos obreros se negaron también a volver a esa obra, como paso la obra precintada con cordón de la policía hasta que finalmente fue destruido en su totalidad y posteriormente construido un edificio moderno en su lugar.

En el lugar que estaban los cines ahora reina una macro tienda de chinos, el edificio en su primera planta son oficinas y el resto viviendas, Mucho a llovido desde entonces, pero 2 cosas no han cambiado:
  1. Ningún ocupante de ese edificio ha comentado nunca nada de sucesos paranormales.
  2. Aun no hemos hablado mis amigos y yo sobre lo que allí sucedio, mas a mas, ese fue el comienzo del fin, algunos no nos hemos vuelto a ver desde ese fatídico día.
¿Que sucedio allí? Como se reconstruyo el muro y desaparecieron nuestras huellas del suelo en unas pocas horas es algo que aun me resulta totalmente imposible explicar, simplemente recordar todo esto para contaros mi versión, me hace escribirla con los pelos de punta, los brazos erizados y un escalofrío recorriéndome la espalda.

No fue mi primera experiencia paranormal, pero si una de las que más impactó en mi vida, ¿Cuál fue la tuya? nos gustaría conocerla, puedes comentarla a continuación.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Historias reales y Leyendas.

Categoría: Leyendas


En este tema no voy a contaros investigaciones realizadas, voy a contaros una serie de historias reales y leyendas que nuestros seguidores nos han enviado.


Nuestro G.I.P.T.M. investiga todas las leyendas, historias, cuentos, divagaciones que llegan a nuestro poder a través de nuestros lectores, amigos u otros grupos de investigación.

Estas son las que de momento no hemos podido investigar, espero que os gusten, y si conoceis alguna, publicarla como respuesta o enviarnosla a través de nuestra página facebook,y las iremos añadiendo a este tema, y si se puede, la investigaremos y publicaremos:

LOS FANTASMAS DE LA MAGDALENA (CANTABRIA)


La Península de La Magdalena, Santander, Cantabria, tiene una población censada de algo más de un par de docenas de animales, entre patos y focas, una población flotante que puede superar el centenar de personas durante los cursos de verano de la UIMP y los congresos de temporada y una población espectral de tres almas.

A finales del siglo XIX la península era poco más que una zona salvaje de Santander, alejada tanto de la población como del Sardinero. Aún no se habían rellenado los arenales de El Camello, construido la avenida Reina Victoria ni, por supuesto, se había planteado la construcción de un palacio real. Era sólo un lugar semisalvaje y semiabandonado. En otros tiempos enclave defensivo, solo quedaban ya allí vegetación, acantilados, zonas boscosas, los restos del Castillo de San Salvador de Hano sobre el solar donde se levantó después el actual palacio, y el Faro de la Cerda, construido junto a la antigua batería homónima.

Entonces sí que tenía un vecino censado: el farero. Y justo entonces, en aquel final del siglo XIX, mucho antes de que Alfonso XIII comenzara veranear en la zona y de que se instalara la Universidad Internacional de Verano, después rebautizada como UIMP, llegó a la península su primer habitante sobrenatural, de quién todos los santanderinos han oído hablar aunque ninguno lo viera nunca.
Es el fantasma de La Magdalena, un espíritu que vaga por el recinto desde hace cerca de siglo y medio; mucho antes de que comenzaran a merodear por la zona otros fantasmas mucho más corpóreos; el espíritu errante de un joven santanderino que tras sufrir un desengaño se suicidó en aquel lugar, arrojándose al mar según algunas versiones y volándose la cabeza según otras.

Los veraneos reales y la docencia de verano fueron quitando espacio y protagonismo al fantasma enamorado hasta que las nuevas generaciones le olvidaron, eclipsado también por dos nuevos espíritus llegados al Real Sitio bastante más tarde y en pareja, como para hacerse compañía el uno al otro.
La primera sala a la derecha según se accede al Palacio de La Magdalena, construido décadas después, es popularmente conocido como la Sala de los Fantasmas. El motivo, una fotografía en la que Alfonso XIII posa a las puertas del edificio con distintas autoridades de la época. En ella se pueden ver dos rostros difusos, absolutamente etéreos, que siempre se han identificado como espíritus, a lo que ha contribuido enormemente el hecho de que no se haya conseguido (ni probablemente intentado) conocer su verdadera identidad.

Puede que uno de ellos sea el viejo fantasma enamorado que entre paseo y paseo se encontrara con una figura real (en todos los sentidos) y se adelantará a su tiempo haciéndose un foto con el monarca. O tal vez no, y como su compañero sea un espectro completamente distinto, independiente y, probablemente, con mucho más rancio abolengo. O quizá sus fantasmagóricas figuras sean sencillamente el resultado de una mala pasada del bromuro de plata.

Ellos son las nuevas estrellas paranormales, pero todavía hay quien recuerda a aquel fantasma enamorado que no encuentra la paz y sigue merodeando entre el bullicio veraniego a la espera de que llegue la fría calma del invierno.


BODAS DE SANGRE 


Primera Parte

Recuerdo que transcurría el siglo XIX, no puedo precisar con certeza absoluta el año, pero arriesgo a decir que fue 1813, que por la simple numerología, sumados sus dígitos indica 13.
Se trataba de una bella dama, única hija, de cutis muy blanco y transparente, una hermosa nariz respingada, ojos color almendra y unos cabellos negros que caían sobre sus hombros cuan cuervo lanzado en pos de su presa, cuyo nombre era Cristina. Había optado casarse con su amado Robert, un estilizado y robusto hombracho lleno de una bondad y prestancia inconcebibles, y según lo manifestado ante los habitantes de la vieja Comarca en que se desarrollo esta leyenda, estaban por contraer matrimonio.

Cristina era la única heredera de una gran fortuna familiar, que al momento de fenecer sus padres, engrosaría sus dotes personales.

El inconveniente principal era, que los padres de Cristina, no eran proclives a la concreción de ese casamiento, pues deseaban para su hija algún mercader de los muchos que pretendían su mano.
Muchas veces trataron de cambiar las ideas de la joven, pero esta cada vez estaba mas locamente enamorada de su esbelto Robert. Este era hijo de un campesino y vivía austeramente junto a sus padres y hermano, trabajaba de sol a sol en la finca de hortalizas realizando las tareas mas pesadas, a fin de aliviar a su pobre padre, lo cual no era muy bien visto por sus futuros suegros (comerciantes muy adinerados del pueblo en que estaban establecidos).

Pero como todas las cosas que tienen principio y final, la situación comenzó la noche previa a la boda, mientras Cristina se probaba por enésima vez, alegremente un hermoso vestido de muaré antiguo con apliques de broderie y finas perlas en sus vuelos y mangas alzadas, que hacían del mismo algo esplendoroso y digno de su belleza.
De repente se escucho un horrendo gemido de dolor en la pieza de la futura novia, que estremeció el ambiente todo.

Los que estaban al tanto de las circunstancias de aquella prueba que Cristina realizaba a puertas cerradas, con el fin de sorprender a la familia, novio e invitados en el momento póstumo de la ceremonia, corrieron presurosos a la habitación de esta.
Grande fue la visión que observaron atónitos, la imagen de Cristina recostada sobre el ancho espejo delante del ventanal que miraba hacia el jardín de la mansión, sin vida y con sangre derramada por una herida muy cercana al corazón, por donde fluía abundante liquido espeso, de color rojo intenso, que descendía por el hermoso vestido blanco y cubría el cuerpo de la bella mujer.
En sus manos pendía aun el maravilloso ramo de violetas, que bien simularía la delicada pureza de la agraciada doncella.

Los testigos presénciales del terrible suceso, fue un séquito de amigas de la victima que habían quedado cuchicheando en la habitación contigua e inmediatamente corrieron a dar reseña de lo sucedido a los padres de la bella y querida compañera de estudios y andanzas. Estos estaban cumpliendo sus nobles actividades comerciales en la comarca.
Al enterarse, quedaron todos consternados de dolor y apenados por la pérdida de su amada hija, no podían creer esta realidad y lloraban desconsoladamente el triste recuerdo, cuando la veían corretear por el parque existente detrás de la casona.

Transcurrido el tiempo de padecimiento natural que imponía el luto, sus progenitores decidieron abandonar el hermoso pueblo y radicarse en una comarca vecina, a fin de olvidar cada sitio que les recordara los pasos de su amada Cristina.

A todo esto, pocos meses después murió Robert, bajo la pena que le propicio el desenlace macabro sufrido por su inolvidable amada.

Nunca logro saberse que había sucedido aquella tarde y tampoco nadie se ocupo de encontrar al culpable, total nada ni nadie resucitaría a la victima, aunque por el pueblo se rumoreaba que el homicida había sido alguien muy cercano a los miembros de la familia, o tal vez alguna alma impía, que nunca jamás había considerado apropiado el enlace a consumar.

Como anteriormente les relate, los padres de Cristina se trasladaron a otra comarca y la casona en que habían sido tan felices durante los últimos tiempos, quedo cerrada para siempre.
Segunda Parte

Habían trascurrido algunos años del acontecimiento descrito, cuando comenzó a rumorearse la leyenda que “el primer viernes de los meses de agosto, entre las 21,00 y 22,00 hrs.” salía Cristina con su esbelto y bello atuendo blanco, aun manchado por la sangre fluida de su herida, y llevando en su mano izquierda el hermoso ramo de violetas y en la derecha una candelita titilante de tenue resplandor, como si las turbias tinieblas de la noche no debieran ocultar el anecdótico y terrible desenlace.

Nadie se acercaba en las inmediaciones del lugar, por temor a que el fantasma de la tierna Cristina pudiese ser agorero de malas situaciones en sus hogares.

En tanto, en una comarca vecina, situada a pocos kilómetros, una dulce parejita de enamorados, deseaba divulgar de manera un poco insólita la ceremonia anticipada de su matrimonio, con el fin de demostrar que las leyendas son solo eso, “leyendas”.

Decidieron entonces que en el horario en que aparecía el fantasma de Cristina, ese mes de agosto, simularían rapto del novio (cuyo nombre, oh! casualidad, era Roberto) sobre su amada, para luego llevarla a la iglesia donde “a posteriori” celebrarían la publicitada boda.

Todo estaba bien planeado, Maria (nombre de la agraciada de nuestro relato) se adelantaría al lugar donde se daba lugar la aparición del promocionado fantasma (versión de los dichos pueblerinos a través de los años, y que fue tomando sabor a leyenda) y esperaría con el viejo carruaje en el que se trasladaría nuestro Roberto, recogiendo a Maria.

Una vez efectuado el rapto, escaparían ambos hacia el lugar donde los invitados esperarían ansiosos el final feliz, mientras el párroco de la iglesia les diera la bendición marital.

El recorrido que separaba ambas comarcas era de unos 15 km., por lo que la demora (con una buena yunta de caballos) pudiera demorar la ceremonia unos 20 minutos.

Así estaban dadas las cosas, Roberto excesivamente puntual, como era su costumbre, esperaba junto al carruaje, a las 21,00 hrs. en punto, la salida de Maria de la casona tal como fue planeado.

Siendo las 22,02 de una hermosa noche clara y estrellada, Roberto vio aparecer la imagen de la novia junto a la puerta principal del caserón. Esta comenzó a avanzar, bajando despaciosa los escalones, en busca de su amado raptor, su vestido blanco lucia radiante y en sus manos podía apreciarse el bello ramo de violetas y una candelilla que iluminaba suavemente la senda hacia el carruaje, donde su enamorado esperaba ansioso para tomarla entre sus brazos y partir raudamente hacia la felicidad que prometía una vida prospera y feliz.

Fue en esos instantes en que se levanto una fuerte tormenta, con viento de intensas ráfagas…los equinos del carruaje comenzaron a relinchar y moverse nerviosamente, comenzando una enérgica e incesante lluvia, que motivo que Roberto corriera a su encuentro y muy suavemente la depositara en el carruaje, partiendo de inmediato hacia el destino final.

Dentro del compartimiento, la novia se encontraba inmóvil y callada, cosa que Roberto pensó natural, dado que los terribles relámpagos y truenos que azotaban la noche debilitaban el humor de cualquier ser humano no acostumbrado a increible tempestad.

A mitad del camino, el carruaje, que corría alocadamente, desbordo de en banquina de la ruta y desbarrancó a la vera de una lomada de la misma.

En el pueblo, ante la demora que se estaba produciendo, algunos invitados a la boda, decidieron salir en la búsqueda del carruaje, dado que la noche pintaba hermosa y con una luna llena que aparentaba ser de día y nada hacia prever algún tipo de inconveniente.

Llegaron presurosos a la lomada, donde estaba desbarrancado el carro y vieron con desazón en su interior, yacer sin vida al noble Roberto. Aparentemente todo hacia ver que ya se había iniciado el retorno, pero llamaba la atención que no había rastros de Maria en la zona aledaña al accidente mencionado. Unos quedaron en el lugar, recogiendo los restos del infortunado novio y otros prosiguieron sobre la ruta hasta el viejo caserón donde supuestamente se había producido el rapto.
Inmensa fue la sorpresa al ver desilusionada y sentada en los escalones a Maria, sollozando ante la ausencia de su prometido, de acuerdo a lo que habían programado con antelación y pensando en un abandono.

Le explicaron lo sucedido al carruaje con su amado y supuestamente de regreso hacia la iglesia para la bendición de la boda.

Maria entre llantos de inmenso dolor, también comento que había tenido una pequeña demora, ya que no había podido ser puntual a la hora fijada, porque su esplendoroso vestido blanco habiasele enganchado en un espinal cercano al viejo caserón y debió repararlo con uno de los broches de su diadema para no ser notado, hasta tanto contara con los útiles necesarios para remediar el suceso.
Que había sucedido entonces?...Roberto partió en el carruaje con el fantasma de Cristina, creyendo que raptaba a su novia Maria.

Pero, como pudo no haber notado que se trataba del mismísimo fantasma y no su novia?...No encontró diferencias que le indicaran que no era ella su preferida?...Todas eran preguntas que no tenían una respuesta concreta!

Lo que todos ignoraban era que en esos instantes arreciaba un terrible huracán de viento y lluvia, solo en la dimensión de Roberto , ya que en la comarca la noche era esplendida, con una resplandeciente luna llena, apta para congregar a todos los dulces enamorados. Cristina, al final, logro ser rescatada del viejo caserón en manos de un príncipe sustituto, que le propicio el cruel destino.

Luego de la mencionada tragedia, nunca mas apareció el fantasma de Cristina y el viejo caserón donde habitaba este, fue adquirido por un hombre dedicado a la compra venta de inmuebles.

Así concluyo el final de esta mentada leyenda, hoy son solo habladurías de los mas antiguos provincianos del lugar.

EL FANTASMA DE LA NOVIA


Las estaciones de la línea A del metro en Buenos Aires, Argentina, fácilmente podrían entrar en la categoría de las más embrujadas en el mundo debido a la gran cantidad de historias fantasmales que se desarrollan en su interior.

Actualmente en esta red subterránea inaugurada en 1913 circulan más leyendas que vagones, aunado a las intermitentes luces, los viajes lejanos entre cada parada y el aroma de la madera vieja, le han convertido en el sitio idóneo para un “ Ghost Tour ” en el cual los amantes del terror pueden ir a pasar un buen rato.

Una de tantas historias de aparecidos involucra al fantasma de una novia, una extraña mujer que deambula entre las estaciones Alberti y Pasco vestida con un hermoso vestido blanco. Se cuenta hace muchos años, esta pobre mujer se encontraba en el altar esperando al futuro esposo, pero este jamás llegó, en su lugar, se presentaron los amigos para anunciarle a la muchacha el arrepentimiento del joven.

La noticia de tal huida y abandono fue más de lo que la mujer podía soportar, salió corriendo de la iglesia, llorando a gritando, y fue a callar su desesperación

arrojándose a las vías del subterráneo . Desde entonces cada día sábado, en el horario que debió efectuarse la boda, empezó a materializarse este ente encarnado vestido de blanco.

Dicen que al paso del tiempo, el novio fue mortalmente acuchillado en la calle San José y entonces el fantasma de la novia encontró la paz, pues no se le vio otra vez flotando por las estaciones.

Aunque hoy en día esta manifestación paranormal se haya tomado un descanso, no hay razón para desanimarse, la próxima vez que viajes en la línea A presta mucha atención, pues aún queda el degollado del sanitario, la estación fantasma y el cuidador del cementerio para arrancarte uno que otro susto.

LA NOVIA FALLECIDA


Mi casa se encuentra en una zona de campo, justo a las afueras de la ciudad. Aunque se trata de un lugar bastante tranquilo , se puede llegar fácilmente andando a cualquier pueblo.

Además de la casa tengo un terreno donde instalé una piscina y de vez en cuando me gusta cultivar algunas cosas . Hace ya bastante tiempo empecé plantando árboles frutales y cuando ocurrió el relato que voy a contar a continuación, ya estaban bastante creciditos.

El caso es que desde hacía tiempo que oía ruidos por la zona de mi terreno por las noches. Era como si algo fuese arrastrándose entre las hierbas y pisando hojas secas. Al principio siempre pensé que se podría tratar de algún

animal que aprovecha la oscuridad de la noche para salir a cazar.

No obstante, habían pasado varios meses y noche tras noche se oía el mismo recorrido, por lo que un día decidí bajar a ver qué era realmente.

Después de estar un rato esperando, aproximadamente sobre las dos de la madrugada, volví a oírlo de nuevo, por lo que me fui acercando. Debía tratarse de un animal bastante grande porque el ruido no era precisamente de alguna liebre.

Conforme me iba acercando al foco del ruido, cada vez me iba entrando más miedo en el cuerpo , hasta que de repente cesó y seguí andando hasta el lugar de donde provenía.

Llegué aproximadamente al punto, pero no veía nada, entre otras cosas porque todo estaba muy oscuro, pero de repente, justo a mis pies, algo que parecía una mujer con vestido de novia tumbada en el suelo se dio la vuelta y me miró fijamente.

Salí corriendo sin saber realmente qué era lo que había pasado. Al preguntar en el pueblo me dijeron que hace siglos ahí había una iglesia donde una pareja de jóvenes se estaba casando. Debido a los problemas religiosos , un grupo de ateos decidieron cerrar la iglesia y quemarla con toda la gente dentro. Todavía se me pone la piel de gallina…

EL ROPERO DE LA ABUELA

Si hay una cosa que a Baltasar le molestaba era ir a casa de su abuela los fines semana. La razón principal respondía a que la anciana lo único que tenía en su casa para entretenerse era un viejo televisor que solamente sintonizaba el canal donde transmitían sus telenovelas.

Afortunadamente, ese día también estaba invitada a la reunión, la familia de Catalina, prima menor de Baltasar. Con ella se llevaba de maravilla y cada vez que jugaban juntos el tiempo pasaba volando.
Dicho y hecho, inmediatamente después de que se vieron, comenzaron a jugar a esconderse por todos los recovecos de la casa.

Baltasar estuvo buscando durante algún tiempo el sitio ideal para no ser descubierto. Lo halló precisamente en el dormitorio principal de la casa, sitio en donde se encontraba un gran ropero de madera.

Abrió el mueble con cuidado de no mover nada, pues sabía que si hacía el menor desorden, sería reprendido severamente por su abuela. Se acomodó con muchísimo tiento entre los vestidos de la anciana. Dentro del armario se podía percibir un fuerte olor a la naftalina, por tanto en unos cuantos segundos el chico quedó mareado y desorientado.

De momento escuchó una risa débil que provenía de la zapatera, bajo la mirada y no puedo ver absolutamente nada. No obstante, las risas iban incrementando su volumen. Por temor de ser descubierto debido a ese alboroto, intentó rápidamente cambiar el escondite.

Pero la puerta del mueble estaba trabada. El niño gritó con todas sus fuerzas:
– ¡Auxilio, papá y mamá! Estoy atrapado.
Siguió gritando sin cesar hasta que de pronto sintió como una mano le tocaba la espalda:
– Calla niño, ahora vendrás conmigo. Vamos a un lugar del que no se regresa jamás. Replicó la extraña entidad.

Baltasar extendió su brazo derecho hacia atrás y alcanzó a palpar lo que parecía una verruga, característica inequívoca de que aquella criatura era una bruja. Posteriormente el niño emitió un gemido tan fuerte que fue escuchado en toda la casa. Sus padres corrieron para socorrerlo.

No pudieron hacer nada, el infante estaba muerto. Los médicos aseguraron que su deceso fue ocasionado por falta de oxígeno. Lo que nadie pudo explicar fue que en su puño derecho tenía un mechón de pelo color marrón.

EL VIOLÍN DE LA BRUJA

En 1923 había un pequeño pueblo, con un poco más de 130 habitantes, entre ellos una anciana de extraña actitud y misteriosa personalidad, reservada; su cabellera era cana, y gracias a eso se ganó el apodo de Bruja . No se sabía nada de ella, decían que fue una de las primeras en habitar el pueblo.

Su casita era la más lejana, ubicada en las afueras del pueblo junto a un río, y todo el pueblo se inventaba un montón de rumores sobre ella, pero lo único que sabían es que ella tocaba el violín a las 9:00 pm; siempre se escuchaba esa melodía melancólica que ponía los vellos de punta a los habitantes. Las madres jamás dejaban a sus hijos jugar cerca de su casa ni los jóvenes iban a verla, y cada vez que la mujer tocaba el violín, todos entraban a dormir. Era algo así como una costumbre, incluso sus padres decían que debían dormir a esa hora o la Bruja se los comería.

Una noche, antes de las 8:00 pm., se escucharon gritos desgarradores: resultaba que la casa de la Bruja estaba en llamas, creían que era una vela que cayó al suelo. Todos veían cómo la anciana moría, y nadie fue a ayudarla, hasta que llegaron los policías que solo encontraron sus restos, y los enterraron en lo que quedaba del jardín de su casa. Después de todo, a nadie le importaba y dieron el caso por cerrado.

Esa noche, todos estaban tranquilos pese a lo sucedido, a punto de dormir: un escalofrío colectivo recorrió el pueblo. A las 9:00 se escuchó el violín que tocaba esa mujer que se suponía estaba muerta, haciendo que todos entraran en pánico y se encerraran en sus casas. Los habitantes pensaban que la Bruja había vuelto para atormentarlos todos.

Cuando el violín no sonaba uno de los niños desaparecía: el primero fue el hijo del herrero. En 1928 ya no había niños, a excepción de uno, yo, el más joven. Ahora desaparecían los adultos; los que quedábamos nos reunimos y fuimos a la casa de la Bruja , iban a llevarse los restos a otro lugar, pero el violín empezó a sonar, y un espectro apareció frente a todos, tocando el violín: "Yo no soy una bruja, ustedes me convirtieron es esto, y ahora soy lo que ustedes decían, ¿quieren a sus hijos y familiares? Pues tómenlos". Entonces abrió la boca haciendo que salieran volando restos ropas y sangre.

Días después, le confesé a mi madre que fui yo quién mató a la Bruja , pero mi madre me dijo que lo conservase como un secreto... Y así fueron desapareciendo todos. Solo quedo yo, y sé que la tortura que vivo ahora me la merezco, que ahora moriré, ya que son más de las nueve y no he escuchado el violín.

LA NIÑA:

Una pequeña llamada Raquel salió de la escuela y se dirigió a su casa, pero esta vez tomó una ruta nueva. En el camino se encontró con una niña que lloraba y se acercó para ver qué pasaba; la niña le señaló una casa y le explicó que su gato se había metido ahí y que tenía miedo de irlo a buscar. Raquel, inmediatamente, decidió ayudar a la menor y se dirigió a la casa; cuando llegó se encontró con la puerta abierta y el inmueble solo; así que decidió entrar y miró al gato huir por las escaleras. Lo siguió y cuando creía que lo atraparía éste se metió a un cuarto.

Raquel lo siguió y se encontró en la habitación de una niña; había paredes forradas de color rosa y muchas muñecas que parecían mirarla. Raquel no se sorprendió ni al ver que esa habitación parecía en perfecto estado cuando toda la casa lucía deteriorada. Acto seguido, se topó con la foto de la niña que le había pedido ayuda. En la imagen parecía estar con su padre. Raquel se asustó, por lo que decidió salir corriendo sin el gato. Sin más ni más, la niña del bosque se apareció en la habitación, estaba ensangrentada y gritaba: ¡Ellos me mataron y lo harán contigo!

Raquel salió huyendo, pero al día siguiente fue hallada muerta de la misma manera que aquella infanta. Dicen que aún sigue pidiendo que le devuelvan a su gato.

EL CUADRO DE LA ANCIANA


Los 94 años de mi abuela habían llegado a su fin , la conocí desde muy niño por la razón de que vivíamos en la misma casa . Su herencia claramente estipulaba que aquella casa quedaba a mi nombre , pero que por respeto debía dejar los cuadros y muebles donde estaban.

Siempre que de niño iba al segundo piso a llevarle una sopa a mi abuela cuando estaba enferma , pasaba por el pasillo mirando al suelo para no tener que ver el horrible cuadro colgado en la pared . El cuadro de una anciana de mirada penetrante.

Nadie nunca me contó algo de ella , pero como exigía la herencia, no debía mover el espantoso cuadro de su lugar.

Un día como cualquier otro , me levanté a preparar mi desayuno , y casi me llevo un susto con el cuadro . Veía a la nada con una mirada tan tétrica… parecía que había cambiado el gesto que mostraba normalmente , frunciendo el ceño , como intentando ver algo a lo lejos . Era sumamente espantosa.
En medio del susto, sólo reaccione echándole una sábana encima, que quedó colgando de tal forma que cubría el cuadro . Durante todo el día me pasé por el pasillo sin tener que ver ese rostro mirándome .
Ya al caer la noche , pude escuchar un ruido muy sigiloso. Al salir al pasillo para ver de dónde había provenido el ruido , pude notar que la sábana se había caído. Mi corazón dio un vuelco . Ahora el rostro de la anciana me estaba sonriendo de una manera macabra , mostraba sus malgastados dientes y se notaban exageradas arrugas en su rostro . Realmente no sabía por qué mi abuela apreciaba tanto a ese cuadro, y me intrigaba más que ella no lo encontrara horrible. Fue un martes por la mañana cuando casi me da un infarto por algo que llegué a ver.

Estaba desayunando mi clásico café y emparedado de pollo, al momento que noté una cabeza asomándose por el extremo de la puerta para verme.

Pegué un grito que se debió de haber escuchado en toda la cuadra, a la par que la cabeza se escondió rápidamente . Salí al pasillo a ver qué era lo que había pasado, pero no vi nada : nada aparte de ese horrible cuadro, que de nuevo había cambiado los gestos de su rostro .

Estaba seria.

Yo sabia perfectamente que esa cabeza que había visto era la de esta mujer; no sé cómo , pero había estirado su cuello para vigilar lo que hacía.

La noche siguiente decidí hacer algo más inteligente . Coloqué una cámara delante del cuadro , con la intención de comprobar si era de éste de donde salió la cabeza , o si en verdad el cuadro hacía movimientos extraños. La dejé grabando tres días , en los cuales salí fuera de Lima a otro departamento de mi país . Al tercer día, subí directamente al segundo piso para ver las condiciones del cuadro y de la cámara . El cuadro cambió una vez más, ahora estaba enojada, tenía una expresión llena de rabia y de furia , sus ojos brillaban de odio… ¿ por qué?

Pasé a revisar lo que había capturado mi cámara en los tres días que estuve ausente . El primer día no hubo movimiento alguno hasta que cayó la noche , pude ver claramente cómo la cabeza del cuadro miraba a los lados, quizá revisando si había alguien cerca, y después vi cómo estiraba su cuello y salía del cuadro.

El cuello se estiraba y estiraba mientras la cabeza de la anciana recorría todas las habitaciones, curioseando. Cuando finalmente volvió a su postura , cambió su expresión a la de una sonrisa. A la mañana siguiente pude verla repetir el mismo procedimiento, sólo que ahora después de haber vuelto a su posición normal , empezaba a moverse más.

Estaba saliendo del cuadro.

Al salir completamente , vi que era una mujer extremadamente alta, ¡ era el doble de mi estatura !; tenía que caminar agachada para no chocar con el techo. Pero su altura no se debía al tamaño de su cuerpo en sí , sino a que su cuello estaba estirado exageradamente.

La anciana se paseó en toda la casa , buscando algo … gritando el nombre de mi abuela mientras sollozaba . Al regresar al cuadro su expresión era una llena de odio —la que mantenía actualmente —.
Fue entonces que me harté . Me decidí por botar ese horrible cuadro ; pero justo cuando lo retiré de la pared, la anciana sacó sus brazos a través del cuadro para ahorcarme.

Sus dedos se clavaban en mi cuello a la par que me quitaban el aire, me estaba matando , no podía respirar . Estaba a punto de dejarme vencer cuando me liberé de milagro y arrojé el cuadro . La anciana regresó sus brazos dentro del cuadro y siguió mirándome con odio, ahora desarreglada.
Llamé de inmediato a mi padre para contarle lo sucedido . Sabía que no me creería, pensaría que me estaba drogando … no fue así.

—Hijo, ese cuadro… la anciana de ese cuadro , era tu bisabuela —me dijo mi padre a través del celular que nos comunicaba.
—¿ Mi bisabuela ? ¡ Eso no importa ahora , ¿ no escuchaste lo que te dije ?!
—Lo sé , es que… ella murió de una manera peculiar —me dijo con dificultad mi padre —. Ella sufría de una depresión horrible . Un día no pudo más con su soledad y se ahorcó .
Esa noticia me impactó. Está bien , que mi bisabuela se ahorcara era algo extraño , y en parte triste, pero ella quiso matarme y me costaba explicarle a mi padre lo que me sucedía . Le iba a colgar y buscar otra solución hasta que me contó una última cosa .
—Lo raro de ese cuadro, hijo, fue que lo pintó tu abuela el mismo día en que tu bisabuela se ahorcó, exactamente antes de que lo hiciera —me explicó mi padre—. Bueno, fue a petición de tu bisabuela que ella lo pintó , pues según ella , a través de ese cuadro la cuidaría mientras viviera de cualquier persona que le quisiera hacer daño … Hijo, ¿ hay algo que-

Le corté el teléfono . Fácilmente podría decir que hubo un problema en la linea .

Corrí al pasillo con ligereza . El cuadro estaba vacío , el rostro de mi bisabuela no estaba. Sentí en ese momento una respiración helada a mi espalda . Ahí estaba ella.

La anciana, extremadamente alta, ángel protector de mi abuela. Me miró unos segundos con esos ojos llenos de odio , llenos de maldad, llenos de venganza . Ese cuadro veía todo, lo sabía, estoy seguro de que vio cómo yo le subía a mi abuela una sopa, una sopa cargada de veneno , y cómo hacia caso omiso a los gritos de ayuda que emitía en su agonía.

Ella sabía quién era el responsable de la muerte de mi abuela, y puede que mi abuela lo sospechaba , puede que ésa sea la razón de por qué me demandó en la herencia que mantuviera el cuadro en la casa , puede que…

La anciana empezó a ahorcarme, sentí que mi respiración se cortaba hasta que empecé a escuchar pasos en la casa que se acercaban a las escaleras . Mi bisabuela volvió rápidamente al cuadro con esa expresión de odio en su decrépito rostro . Era mi hermana que llegaba a casa , me había salvado la vida . Le pedí que tomara el cuadro y lo guardara en el sótano.

Y mientras se lo llevaba , pude ver a mi bisabuela haciéndome señas de muerte .

Nunca más volví a entrar al sótano, e incluso años después de estos sucesos , podía escuchar por la noche el ruido de la manija del sótano siendo forzada , en vano, como si alguien quisiera salir de ahí.

EL CANTO DE LAS SIRENAS


Desde antiguo, las sirenas han formado parte de la mitología. En Babilonia, hacia el 5.000 a. C., existía la creencia Oannes, diosa con forma de pez. También en Siria se adoraba a la diosa de la Luna, Atargatis, muy parecida en imagen. Durante el siglo XIX y XX se las representaba según el canon romántico de la época, sentadas en rocas y peinándose de forma sensual los largos cabellos dorados.

Pero si hay un rasgo que define a este ser mitológico, ese es, sin duda, el gran poder de seducción que se atribuía a su voz. El primero en relatar esa cualidad terrible fue Homero, en cuyo célebre libro de La Odisea , las describe como seres que “hechizan a todos los hombres que se acercan a ellas”, puesto que aquel que escucha su voz “nunca se verá rodeado de su esposa y tiernos hijos (…). Antes bien, lo hechizan estas con su sonoro canto, sentadas en un prado donde las rodea un gran montón de huesos humanos putrefactos, cubiertos de piel seca”.

Esas voces eran lo que se conocía como el canto de las sirenas, una terrible amenaza a evitar por los marineros de la Antigüedad durante sus navegaciones por el Mediterráneo , pero una herramienta de marketing en la Edad Media, cuando numerosas tabernas utilizaron la figura de la sirena para adornar los carteles de las posadas, en la creencia de que así atraerían a más clientes.

También en el siglo XIX algunos desaprensivos intentaron realizar negocio con las sirenas, cosiendo la parte superior de un mono con la mitad inferior de un pez y exponiendo el resultado en ferias, previo pago de una cantidad para poder presenciar ese fenómeno.

Ahora se piensa que la creencia en ellas podría haber surgido del avistamiento de focas y manatíes, también llamados vacas marinas, animales hoy bien conocidos pero misteriosos en aquellos tiempos.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Porcieda, el pueblo Cantabro maldito

Categoría: Investigaciones


Pueblos fantasmas, abandonados, pero que conservan no sólo sus edificios, sino que además aún guardan y resuenan en los rumores de los pueblos locales sus historias y leyendas, quedan pocos, pero Porcieda no solo guarda historias de cuando en el se ocultaban guerrilleros de la Guerra Civil, además podemos escuchar las historias del avistamiento OVNI que hubo en 1950, la historia del último habitante del pueblo, que debido a la soledad del lugar se quito la vida, o de todos los casos de brujería y satanismo que fueron recogidos en la comarca.

Hay que sufrir los rigores de las alturas para llegar a este escenario encajonado frente a las cumbres nevadas de Picos de Europa y sentir el efecto embriagador de la inmensidad, la magia de la soledad y el silencio, la llamada de una tierra que invita a perderse por los túneles de los tiempos hasta dar con el pasado aprisionado entre sus piedras. Porque en Porcieda, todo permanece inmutable desde hace dos décadas.
La localidad, incluida en el término municipal de Vega de Liébana, tiene una gran historia y sus primeras referencias documentales datan del año 961. Los restos de un monasterio construido con anterioridad al siglo XV dan buena fe de la importancia que tuvo antiguamente este pequeño pueblo.

Tras la Guerra Civil, Porcieda se convirtió en una zona de refugio para los maquis, los combatientes antifranquistas que luchaban contra la dictadura desde la clandestinidad. Como guerrilleros la historia demostró que no valieron, pero uno de ellos, Tino, destacó aquí como artista, decorando las paredes de la vivienda donde residio con posters pintados con sus propias manos y firmandolos todos.
Ni el lento amontonar de los años perdidos ni la fuerza de ese viento gélido que golpea con frecuencia estos días y que, al hacerlo, deja colgado su eco sobre las laderas escarpadas, ha logrado borrar las huellas de sus habitantes, hace ya más de veinte años, cuando su último vecino se quitó la vida ante el vacío de la soledad, según se dictaminó tras las diligencias previas, pero que teniendo el pueblo de Turdes a 1 km y medio no cuajó bien esa versión de los hechos, siendo la más aceptada entre los vecinos la magia negra.
Restos de sus vidas cotidianas aguardan aún dentro de las derruidas casas, maletas, botellas, platos y vasos aun sin romper, herramientas de uso diario en el campo.
Incluso decoración étnica como pueden ser calaveras de animales colgadas en vigas, antiguos paneles de miel de desaparecidas colmenas, trituradores de carne donde hacían las morcillas y chorizos en la matanza,... son parte de las cosas que podemos encontrar mientras recorremos sus casas.
 Todavía hoy, este pueblo nacido como ruta natural del Camino de Santiago, con su orografía antojadiza y su legado de ritos y creencias, sigue siendo el reino del misterio. Las casas llaman la atención por sus pequeñas puertas con muchas vigas torcidas. Es fácil adentrarse por sus muros imaginando lo que allí aconteció.
El episodio lo registró entonces un notario de Potes. Al parecer, los jabalíes habían bajado a Porcieda, causando destrozos en las fincas del pueblo. 

Una cuadrilla de cazadores locales decidió salir una noche a su encuentro. Cuando estaban vigilando la llegada de los animales, notaron algo arrastrándose tras ellos y se giraron. Lo que observaron se describió como una enorme «rueda de coche tumbada» con una luz encima deslizándose colina abajo y dejando, a su paso, multitud de rastros en la vegetación, como marcas rectangulares de quemaduras y orificios en las rocas.

Aun a dia de hoy no hay forma de explicar que vieron exactamente, pues descartada la opción de paranoia o invención, todas las pruebas y evidencias quedaron registradas ante el notario local, y tras las decenas de investigaciones que surgieron a raíz de ello, no han podido explicar con que se hicieron las marcas y quemaduras que quedaron al paso del "OVNI".
Cuando llega el invierno Tudes (el pueblo vecino) se convierte en un pueblo de cuento, cubierto de un manto blanco y del olor a leña y guisos de puchero, en medio del silencio más absoluto. Basta con ir con ropa de abrigo para evitar que el frío no se aloje en los huesos mientras se da un paseo por los alrededores, abstraerse con la pureza que emana del ropaje estacional que cubre Los Picos y disfrutar de un paisaje de casitas, hayedos, robles y nogales desnudos.
En el esta la La Taberna del Inglés, lugar de culto a la artesanía y el buen gusto que sorprende por la magia que desprenden sus paredes de piedra, decoradas con mimo y cariño desmesurado. Tiene un retablo laico con los retratos de toda la gente del pueblo. Lo hacen para recordar su historia, aquella leyenda de fantasmas y OVNI, alejados de toda estridencia comercial, para no perturbar la historia de este valle que está barnizado de misterio. 
Teniendo también en su planta superior una representación de las cocinas que se usaban en la zona, datada de unos 200 años, nos relatan que las personas se sentaban en la explanada que esta hacia para calentarse y secar sus ropajes.
No solo era la calefacción de la casa y cocina, como en todas las casas de pueblo de toda la vida, sino que hacía una especie de terracita donde poder estar cómodo y caliente:
Lo mas significativo en las cocinas que quedaban en pie en las casas de Porcieda, fue dar la vuelta a las baldosas de la misma y ver que fueron creadas cuando la ciudad de Torrelavega estaba naciendo, pues además del nombre del fabricante, en el reverso aparece grabado: Nueva Torrelavega, datando esta fecha de 29 de Febrero de 1895.
Pero volviendo a lo que nos atañe, en la Torre Orejón, en Potes, se muestran elementos relacionados con el tema del ocultismo y también instrumentos de tortura de la época de la Santa Inquisición.

Algunas muestras de lo que se puede encontrar en el museo: 
  • Instrumentos de tortura que utilizaban contra las brujas de la época. 
  • Máscaras de protección.
  • Representación de un altar satánico con un escalofriante Belphegor
  • Vitrinas con gran cantidad de rituales vudús procedentes de muchos lugares y realizados de distintas formas
  • Altar satánico situado en la sala dedicada a Efrem del gatto, sacerdote de Lucifer. (en imágenes a comienzos del tema)
En resumidas cuentas, estamos hablando de un pueblo perdido en la montaña, un pueblo de tan solo 5 viviendas, en el que se practicaba magia negra y brujería desde tiempos inéditos, un pueblo donde debido estar perdido de la mano de Dios se ocultaban guerrilleros y delincuentes, un pueblo donde hubo un importante avistamiento OVNI en el que quedaron varias pruebas, un pueblo que llego a volver loco a un hombre haciéndole quitarse la vida, un pueblo que ha conseguido quedarse abandonado entrando en mitos y leyendas de todo tipo, pero que misteriosamente aun se mantiene en pie, siendo lugar de culto y peregrinaje para decenas de personas al mes.

Lo que paso entre sus calles, en sus casas, todo suceso paranormal queda hundido en sus paredes, grabado en sus muros, silenciado en su vacío, solo nos queda imaginar lo que paso mientras nos embriagamos de su soledad.